SIN RUMBO

Carlos Selva medita dejar el massismo?

Distintos medios periodísticos provinciales y nacionales señalan que el intendente mercedino sería uno de los próximos jefes comunales en abandonar las filas de Sergio Massa.  Aún se especula en que espacio político recaerá. Preocupación en la tropa mercedina ante el posible salto de su jefe. Algunos ya hablan de traición haciendo hincapié en que Selva “va a quedar preso de sus propias palabras”.

Medios periodísticos de alcance nacional y provincial señalaron  en sus versiones on line que el jefe comunal mercedino estaría meditando su salida del espacio massista. Los mismos remarcan que abandonaría  a su, hasta hoy,  referente Sergio Massa.

El Frente Renovador sufrió la fuga del intendente de Pilar, Humberto Zúccaro. El pilarense había dicho que si volver “significa que me den agua y cloacas desde el Gobierno nacional, y no depender de una empresa privatizada, seguramente lo voy a hacer” y lo concretó en la tarde del lunes. Selva podría seguir los pasos.

Con esa misma lógica el mercedino aguarda, pero es sabido que en Mercedes el oficialismo va a fondo con Juan Ignacio Ustarroz, en las próximas elecciones.

Es más, como señalan los distintos medios De Pedro estuvo al frente en lo que fue el regreso de Sandro Guzmán y de Humberto Zúccaro, también, lo marcan como el impulsor de la llegada del jefe comunal de Merlo, Othacehe, quien publicó una foto anunciando su vuelta al FpV de la mano de Wado y Julio de Vido.

En Mercedes también corre el rumor de que el intendente no tiene decidido aún para qué lado se volcaría, pero sus huestes empiezan a preocuparse por todo lo hecho hasta ahora, a nivel militancia, en las filas del Frente Renovador. De producirse un abandono, también se producirían fugas en el deliberativo local.

Este miércoles Selva dijo presente en el hospital, pese a su pertenencia renovadora. Cuando Florencio Randazzo pasó por la ciudad meses atrás para anunciar la puesta en valor de la vieja estación del Ferrocarril Belgrano Norte, Selva estuvo allí. También lo hizo cuando Julián Domínguez llegó a presentar el nuevo Código Civil.

Al mandamás local lo invitan a todos los actos oficiales y el decide si ir o no a los mismos. En un principio se negaba, ahora asiste y le dan un lugar de preferencia.

Luego de las victoria electoral del 2013 del Frente Renovador Selva fue designado como uno de los armadores de Darío Giustozzi en su intento a la gobernación bonaerense, antes de pegar el portazo. Sin embargo, a causa del poco encanto que despertó el ex intendente de Almirante Brown en el electorado, Selva se inclinó por Francisco De Narváez cuando el Colorado llegó al Frente Renovador y –rápidamente- visitó a todos los intendentes massistas para “ganar su confianza”.

Pese a que el génesis del Frente Renovador a base de sus intendentes fue la Primera sección electoral; hoy es el territorio que más sufrió la sangría.  De aquella zona de la provincia ya se fueron los intendentes de Vicente López, Jorge Macri; San Isidro, Gustavo Posse; Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino; Pilar, Humberto Zúccaro y Escobar, Sandro Guzmán.  También, días atrás, corrían los  rumores que  Raúl Othacehé había sido visto en Casa Rosada, y ayer confirmó su pase. Otro fundador del Frente Renovador, del viejo y querido “Grupo de los 8”, el intendente de Olavarría, José Eseverri, estuvo en su pueblo natal con Florencio Randazzo

“Florencio es un gran hacedor, lo que hace falta en la próxima etapa de Argentina”, dijo Eseverri, dando por hecha su vuelta al FpV de la mano del Ministro del Interior y Transporte.

“Yo estoy convencido de que es necesario ampliar las fronteras del Frente para la Victoria con todos aquellos que se identifiquen con la defensa de los intereses populares; como hizo Néstor Kirchner con la Concertación; estoy seguro que muchos que son de origen radical nos acompañarán en las elecciones”, devolvió la gentileza  el Ministro.

Mientras tanto, en las bases renovadoras mercedinas tratan de ver la manera y forma de tragarse este sapo de lo que verían como una traición.

Mientras tanto, Selva aguarda.