REEMPLAZO A RADRIZZANI


Monseñor Jorge Scheinig tomó posesión de Mercedes-Luján

La catedral Nuestra Señora de las Mercedes se colmó de fieles en la tarde del sábado, que se congregaron para participar de la toma de posesión del nuevo arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig.

Al comienzo de la celebración, fue leída la bula apostólica mediante la que el papa Francisco erige la nueva Provincia Eclesiástica de Mercedes-Luján, elevando al rango de Iglesia Metropolitana la sede arzobispal de Mercedes-Luján y a catedral metropolitana la basílica Nuestra Señora de la Merced, asignándole como sufragáneas las diócesis de Merlo-Moreno, Nueve de Julio y Zárate-Campana, hasta ahora pertenecientes a la provincia eclesiástica de Buenos Aires la primera y a la provincia eclesiástica de La Plata las otras dos.

El obispo de mayor antigüedad de las diócesis sufragáneas, monseñor Fernando Carlos Maletti, obispo de Merlo-Moreno, fue el encargado de autorizar la toma de posesión y entregar el báculo al nuevo arzobispo.

Concelebraron la Eucaristía el arzobispo emérito de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani; y los obispos de las diócesis sufragáneas: el obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Carlos Maletti, y su auxiliar, monseñor Oscar Miñarro; el obispo de Nueve de Julio, monseñor Ariel Edgardo Torrado Mosconi; y el obispo de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague.

Durante la celebración agradeció a su familia, a los obispos y sacerdotes, al Pueblo de Dios de todas las comunidades, a los diáconos y seminaristas, a monseñor Agustín, su predecesor; al papa Francisco y a las autoridades políticas presentes: el intendente municipal, Juan Ignacio Ustarroz, los diputados Carlos Selva y Eduardo de Pedro y el director general de Culto Católico, doctor Luis Gustavo Saguier Fonrouge.

Como primera actividad al frente de la arquidiócesis, convocó a todos a participar el 8 de diciembre en la basílica y santuario nacional de Nuestra Señora de Luján, de una misa para rezar por la Patria.

Pidiendo la protección de la Virgen, e invocando su lema episcopal, tomado de las palabras del siervo de Dios, el Negro Manuel, expresó: “Soy de la Virgen Nomás”.

“Delante de mis hermanos obispos, delante de ustedes queridos sacerdotes y diáconos, mis primeros colaboradores, de las queridas religiosas y religiosos, delante de ustedes hermanas y hermanos laicos, quiero decir con emoción las palabras que un esposo pronuncia a su esposa el día de su casamiento”, expresó.

Por su parte, Monseñor Radrizzani dio un mensaje a su sucesor: “Dejo en tus manos esta querida Iglesia de Mercedes-Luján. He podido apreciar en este tiempo tu amor a la Iglesia y al Santo Padre y tu absoluta disponibilidad a lo que el Señor te pide. Admiramos asimismo tu deseo de servir a este pueblo y tu incansable espíritu de trabajo. Tu absoluta confianza en Dios, que guía a su Iglesia, confirmada en tus ratos dedicados a la oración y a la reflexión”.

En compañía del intendente Ustarroz, el arzobispo Scheinig descubrió y bendijo una placa conmemorativa que será colocada en la entrada de la catedral.

La celebración culminó con la banda de la Gendarmería Nacional interpretando piezas musicales y unos muñecos gigantes representando a santos, beatos y siervos de Dios argentinos.