Preocupación ante el aislamiento

Taxistas preocupados por la caída de trabajo

La Delegación local del Sindicato de Conductores de Taxis mantuvo una reunión con el Jefe Comunal y la Secretaria de Desarrollo Social para plantear la situación que en tiempos de aislamiento social preventivo y obligatorio están viviendo los taxistas y remiseros. Afirman que el trabajo «cayó en un 90%». Pidieron ayuda social para las familias con hijos menores.

Aunque son uno de los pocos rubros que están exceptuados para trabajar durante el aislamiento social preventivo y obligatorio, los representantes de taxistas y remiseros describieron la situación que viven los chóferes de los autos e alquiler. «El lunes tuvimos contacto con el intendente Juan Ustarroz y con la Secretaria de Desarrollo Social Jorgelina Silva para exponer lo que es la situación de nuestros sector y el momento tan acuciante que están viviendo todos los compañeros remiseros y taxistas de nuestra localidad», explicó Andrea Vara.

«Sabemos que la situación es crítica, que no somos el único sector afectado y, por sobre todas las cosas, apelamos a tratar de llevar alguna ayuda a aquellos trabajadores que cuentan con familias donde hay hijos con menores de edad a cargo y por lo tanto, pedimos un módulo de comida con lo básico, como para poder palear un poco lo que es la situación», resaltó al resumir la situación de los taxistas.

«El trabajo cayó en un 90%, por lo tanto nos consta que, ante el relevamiento que hemos estado haciendo desde que empezó esta pandemia del coronavirus que al día de la fecha hay familias que ya no tienen para comer. Parte de nuestros afiliados se comunicaron con el sindicato para ver qué solución podíamos darle», expresó Vara.

«Establecimos el contacto y la respuesta fue inmediata de nuestro intendente. Nos solicitó que armemos un listado de todos los compañeros que forman parte del rubro, teniendo en consideración a aquellos que tienen más urgencia, ya que no tienen ningún familiar que tenga un ingreso fijo, sino que ellos son la cabeza de la familia y por lo tanto, quienes llevan el sustento diario», remarcó la titular de la delegación local del Sindicato.

«Lo que estamos tratando de hacer es, de alguna manera, una diferenciación entre quienes están pagando un contrato de locación, entre los que tienen hijos menores a cargo y aquellos que también tienen padres, adultos mayores a cargo, tomando en cuenta que, de un ingreso de 1.000 pesos por día (por dar un promedio), bajaron a 70 pesos y de pronto nos topamos con la triste realidad de lo que es la problemática del pago de las casillas que realizan por el derecho al trabajo que realizan en las diferentes paradas de taxis», agregó.

«También es cierto que, más allá de que estamos en esta cuarentena obligatoria y estamos impedidos de circular, existe gente que tiene que ir a trabajar, otros que necesitan realizar tratamientos médicos y desplazarse en los taxis y por lo tanto también se hablo de tratar de soportar lo que es la situación y continuar con los vehículos, aquellos que todavía tenemos un resto para poder brindar lo que es el servicio público de pasajeros a través del sistema de taxis», enfatizó.

«La delegación toma lo que es el pedido de nuestros afiliados y los no afiliados y la respuesta del intendente ha sido positiva como de costumbre y, por sobre todas las cosas, tratar de llevar un poquito de aliento a la gente del sector», recalcó

«Algunos hemos hablado vía telefónica con  toda la red de taxistas y remiseros que, aquellos que tiene la posibilidad de acceder a lo que es el subsidio, vamos a tratar de tomar en consideración a quienes no tienen la oportunidad de nada y no tienen ninguna forma de palear lo que es esta situación de emergencia que no ha tomado por sorpresa a nivel mundial», concluyó Andrea Vara, la delegada local del Sindicato de Conductores de Taxis.