POR 24 MIL PESOS

Alumnos de la Escuela N°2 de Gowland reciben subsidio del Municipio

El mismo es para la compra de un deshidratador y así poder realizar el trabajo en mejores condiciones. También hubo un reconocimiento para los jóvenes de la institución que lograron ser destacados a nivel provincial y nacional por su desarrollo científico logrando ser parte de la “Feria Innovar Argentina”.

Al respecto, el jefe comunal puntualizó que el aporte “es el valor de lo que les falta para que el año que viene puedan emprender con más herramientas este importante proyecto, dónde no solo aprenden haciendo, sino que lo que hacen a través de su trabajo, es incorporar a las dietas comidas más nutritivas”.

En ese marco, Ustarroz remarcó que “todo lo que tenga que ver con la educación, con la ciencia, con el aprendizaje de los jóvenes para nosotros es una prioridad”.

Según indicó el intendente, desde la gestión es importante “trabajar en función de proyectos, que las escuelas demanden, expongan propuestas, y nosotros desde la municipalidad poder colaborar con lo que esté a nuestro alcance” y destacó que este año se ha trabajado “con todas las escuelas y avizoramos un 2018 siguiendo de esta manera, generando un ida y vuelta entre la escuela y la Municipalidad, por el bien de nuestros jóvenes y la educación de nuestra ciudad”.

Según explicaron los jóvenes que llevan adelante este proyecto, se trabaja “en deshidratar frutas y necesitábamos un deshidratador porque hoy lo que estamos usando no es la herramienta adecuada. Lo que hicimos fue pedir ayuda al municipio y llegó, por eso estamos muy contentos”, contaron al detallar este micro emprendimiento que bautizaron “hijas de fruta”

Por su parte, la directora de la Escuela Técnica N°2, Carla Desanzo, agradeció el aporte ya que significa “poder seguir trabajando en otros proyectos” y agregó “los alimentos se producen en la misma escuela, hay un laboratorio que está exclusivamente dedicado a hacer las producciones de alimentos”.

Cabe mencionar que la institución educativa llevó adelante junto a alumnos el proyecto de “Badelcasi” que son magdalenas sin TACC y sin lactosa.