Nuevo accidente en Ruta 5, un herido grave

El accidente se produjo en la madrugada del martes a la altura del km 130,800 en jurisdicción del partido de Suipacha. El mismo fue protagonizado por dos camiones de gran porte y una camioneta que remolcaba un trailer con un caballo de carrera, y que circulaban sentido Suipacha hacia Chivilcoy.

La camioneta, una Toyota Hilux, guiada por Luis Isidro Meza, de 41 años, domiciliado en la localidad de La Rica, Chivilcoy, y acompañado por Héctor Osvaldo Sosa, de 37 años, domiciliado en Chivilcoy, circulaba remolcando un trailer que transportaba una yegua de carreras. Por causas que se trataban de establecer la camioneta fue embestida de atrás por un camión Renault 320 con semirremolque, conducido por Mariano Martin Schaff, de 34 años, domiciliado en Navarro, propiedad de la empresa Transportes Sierra, que circulaba cargado desde Capital Federal con destino a Neuquén.

Accidente-4

Al ser embestido la 4×4 vuelca quedando sobre la banquina de la mano contraria y  el camión se despista en dirección a la zona de préstamo, arrastrando al trailer con el equino.

A su vez, la camioneta impacta con la parte trasera de un semirremolque de un camión Fiat Iveco Euro, conducido por Miguel Angel Díaz, de 49 años, domiciliado en Morón.

A causa del choque, resultó con heridas de carácter grave Héctor Sosa, el acompañante de la pick up, quien según versión del chofer del vehículo, viajaba sin el cinturón de seguridad, y fue despedido del habitáculo, mientras que el resto de los conductores resultaron ilesos.

Por otra parte, destacan medios de la vecina ciudad, según habrían indicado los choferes de los camiones, la camioneta habría sobrepasado al primer camión con intención de hacer lo mismo con el otro, que circulaba más adelante, y al no poder hacerlo por el tránsito que venía de la mano contraria habría chocado la parte trasera del camión y al perder el control fue embestida por el camión que acababa de pasar.

Por su parte, el equino que era transportado por la 4×4 en el tráiler, murió en el lugar. Se trataba de una yegua de carreras de nombre Blondy Erika, quien el 10 de marzo, había obtenido un triunfo en el hipódromo de San Isidro, de donde volvían cuando se produjo el accidente.