Mejoran los heridos del trágico accidente de la ruta 7

Con el correr de los días, los heridos fueron evolucionando favorablemente de las lesiones sufridas el lunes por la mañana. El conductor de la Land Rover estuvo aprehendido y con custodia policial hasta el miércoles a la noche, cuando dejó el Hospital.

El herido más grave del trágico siniestro ocurrido el lunes en el kilómetro 80,300 de la Ruta Nacional 7 que costó la vida a tres jóvenes de San Andrés de Giles fue trasladado a una clínica privada de la ciudad de Luján. Se trata de Nahuel Rivara, de 22 años, quien fue derivado desde el Hospital estabilizado, aunque con pronóstico reservado, como consecuencia de un fuerte traumatismo de cráneo.

Según señalan medios periodísticos de la vecina ciudad, el resto de los jóvenes también evolucionan favorablemente y en los sucesivos días algunos recibieron el alta médica. En el caso de Antonio Ambrune (21), recibió heridas en el rostro, en la cabeza y fue operado de la cadera, Estefanía De Mattei (15) sufrió politraumatismos, Facundo Nascinbene (21) tuvo golpes a nivel facial y fractura de maxilar, Ivan Valescas (16) fracturas en ambas piernas, mientras que Milagros Stupiello (16) también presentó contusiones severas en ambas piernas.

Ambrune, el conductor del vehículo, fue dado de alta en la noche del miércoles, al tiempo que recuperó la libertad al dejar el Hospital Municipal, donde se encontraba en condición de aprehendido y con custodia policial por disposición del fiscal Vieiro, que cambió la carátula de la causa a «Homicidio culposo y lesiones» tras haberlo imputado en primera instancia como «Homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor».

El accidente ocurrió en la curva de la ruta 7 conocida como Monte Banut, por donde se trasladaban los nueves ocupantes a bordo de una camioneta Land Rover modelo Freelander. Por motivos que se investigan, el rodado mordió la banquina, se despistó e impactó contra un árbol.

Según fuentes policiales, el conductor de la camioneta Land Rover fue sometido a una extracción sanguínea en su lugar de internación, con el fin de determinar si se hallaba alcoholizado al momento del accidente, dijeron las fuentes, al explicar que se trata de un procedimiento de rigor.

Un jefe encargado de la investigación dijo a la agencia de noticias Télam que la policía procuraba ahora reconstruir mediante testimonios qué hicieron los jóvenes en las horas previas al accidente. Las condiciones climáticas eran óptimas al momento del impacto, por lo que se descartó la posibilidad de algún problema de visibilidad.

El accidente es investigado por el fiscal Jorge Pablo Vieiro quien había calificado el siniestro vial como «lamentable» y agregado que: «Acá son primordiales todas las labores periciales, se relevó el lugar del hecho por parte de Policía Científica para hacer los informes. Además en este tipo de casos, como en cualquiera, se necesita la extracción sanguínea para poder verificar si existe o no presencia de alcohol en sangre por parte del conductor, que sería autor de esta maniobra desgraciada».