LA UNIVERSIDAD

Presentaron Sistema de Alerta para anticipar inundaciones en la Cuenca del Río Luján

La UNLu presentó su proyecto de Sistema de Alerta Temprana para “conocer mejor y con mayor antelación la amenaza de inundación y así mitigar el riesgo”.

Participaron de la actividad, que fue encabezada por la vicerrectora María Cristina Serafini, representantes de la Autoridad del Agua (ADA); de la Secretaría de Gobierno de la Provincia y de los gobiernos municipales de Pilar, Luján, San Andrés de Giles y Mercedes.

En el inicio, Serafini explicó que “las inundaciones no son un fenómeno nuevo” y recordó que “a finales del Siglo XVIII en Luján se construyó un albardón porque las aguas se salían”. También destacó la participación de la UNLu como centro de evacuados y base de distribución de donaciones durante la crecida de agosto de 2015: “Estuvimos en contacto directo con los más afectados y para nosotros fue una escuela de vida”, consideró.

Luego María Eugenia Blotta, responsable política de la implementación del proyecto, convocó a los presentes a “aunar esfuerzos para que todos podamos ser parte de este proyecto” y que “la población más afectada pueda tener un poco más de tiempo en la emergencia”.

El proyecto

Los encargados de la presentación indicaron que, ante las inundaciones, “hasta ahora la respuesta fue empírica, con pocos datos y creando una gran incertidumbre”. “Nos proponemos anticipar crecidas, preveer anegamientos, facilitar la toma de decisiones y mitigar los efectos de la inundación”.

Explicaron los especialistas que el “Sistema de alerta temprana asociado a precipitaciones intensas en la Cuenca del Río Luján” se centra en el monitoreo de variables meteorológicas e hidrológicas, con la finalidad de elaborar a partir de ellos servicios meteorológicos, climáticos e hidrológicos que sirvan para la gestión y el manejo de la cuenca, y la planificación de soluciones a problemas locales y regionales.

El proyecto está pensado en principio para constituir un sistema de pronóstico hidrometeorológico acabado, que permita a la población anticiparse a fenómenos de crecidas ribereñas, inundaciones o anegamientos.

Por otra parte, la información utilizada a este fin, también podrá ser empleada para el seguimiento de índices vinculados a las diferentes producciones de la cuenca brindando información de suma importancia para la planificación a los productores.

Explicaron que la cuenca ocupa una superficie de alrededor de 3.000 kilómetros cuadrados, que presenta un régimen pluvial, en general, con crecidas rápidas durante las tormentas. El río nace como arroyo Los Leones, al norte de la ciudad de Suipacha y desarrolla un total aproximado de 130 kilómetros, pasando por el ambiente deltaico del Río Paraná.

“Las inundaciones son el tipo de desastre natural más importante en términos de daños económicos, de pérdidas de vidas humanas y deterioro de la salud y el ambiente” y “las zonas más afectadas son las ciudades ribereñas en áreas de llanura”, indicaron y puntualizaron que “en los últimos tres años, en las ciudades de Mercedes y Luján han ocurrido ocho inundaciones, de las cuales tres fueron muy severas, en las que se vieron damnificadas más de 3000 y 6000 personas, respectivamente, y quedaron aisladas varias localidades rurales”.

“La exposición a la amenaza se está incrementando debido a la acelerada expansión urbana sobre los valles de inundación y otras zonas bajas en función de la elevada demanda de espacio urbano y la escasa planificación territorial”, indicaron.

“En la actualidad el primer desafío en materia de alerta temprana es establecer un sistema de alerta de inundaciones en la cuenca e incrementar la información hidro-meteorológica en tiempo real”, explicaron los investigadores y precisaron que el objetivo general de este proyecto es “desarrollar un sistema de monitoreo de variables meteorológicas e hidrológicas, de manera de conformar un banco de datos hidro-meteorológicos, con la finalidad de elaborar a partir de ellos servicios meteorológicos, climáticos e hidrológicos que sirvan para la gestión y el manejo de la cuenca”.

“El propósito final es que los usuarios puedan conocer mejor y con mayor antelación la amenaza de inundación y así mitigar el riesgo”, subrayaron.

El proyecto contempla la instalación, puesta en funcionamiento y monitoreo de tres Estaciones Meteorológicas Automáticas (EMA), siete Estaciones Pluviométricas Automáticas (EPA); seis Estaciones Hidrométricas Automáticas telemétricas con sensor de nivel de agua, una sonda portable de humedad de suelo y diez freatímetros.