Jornada solidaria de elaboración de dulces con alumnos del Colegio San Antonio y el CEPT N° 4

El lunes por la mañana se llevó adelante en la sede del Centro Educativo para la Producción Total N° 4 una jornada solidaria en conjunto con los alumnos del Colegio San Antonio.

Los alumnos de 5° año A del Colegio San Antonio se unieron a los chicos de 6° año del CEPT N° 4 para elaborar dulces con un destino solidario “el Comedor de Paulina” ubicado en el barrio Muttis de nuestra ciudad.

El lunes por la mañana los chicos de San Antonio desafiaron la lluvia intermitente y se llegaron hasta las instalaciones del CEPT 4, ubicado en el Cuartel XV a casi 10 kilómetros del centro de la ciudad. Allí fueron recibidos por los directivos y por el profesor Sergio Castarataro, coordinador del Área de Promoción de la Producción Familiar y responsable de la Sala de Industrias del establecimiento.

Los alumnos de San Antonio fueron acompañados por la preceptora Lourdes y las profesoras Rosario Elizalde y  Marcela Bordieu. Estos jóvenes vienen realizando tareas solidarias con el Comedor de Paulina desde hace tiempo y en esta ocasión decidieron trabajar junto con el CEPT N° 4 en la elaboración de dulces.

“Junto a los alumnos de 6 año en el espacio curricular de Agro alimentos realizamos la elaboración de dulce mixto de manzana y naranja. Trabajamos en todo el proceso que va desde el pelado de la fruta hasta la elaboración final. Todo se realizó en un gran clima de camaradería y fue muy interesante por el intercambio que se dio con nuestros alumnos”, contó Sergio Castarataro sobre esta jornada.

Esta acción solidaria tiene como finalidad colaborar con el Comedor de Paulina ubicado en el barrio Muttis, que recibe entre 60 y 80 vecinos todos los días. El trabajo conjunto es parte de la solidaridad de los mercedinos también, ya que los chicos del Colegio San Antonio consiguieron una donación de azúcar y el CEPT N° 4 consiguió la donación de las frutas.

“En el transcurso de la semana, finalizada la esterilización de frascos y su etiquetamiento, la idea es acercarse con los chicos para entregarlos”, finalizó Castarataro, quien agradeció a Facciolo y a toda la gente que colaboró con las donaciones.

 Los chicos de San Antonio estaban elaborando galletitas, que llegarán también al Comedor de Paulina.