Hospital Blas Dubarry

El Hospital Blas Dubarry ya está conectado con todo el país a través del Plan Nacional de Cibersalud

Desde ayer, el hospital Blas Dubarry está conectado con todo el país a través del Plan Nacional de Cibersalud, una política pública llevada adelante en conjunto por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios y el Ministerio de Salud, con el objetivo de crear nuevos espacios de colaboración, capacitación y construcción colectiva de conocimiento a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

La incorporación del Blas Dubarry al programa había sido un compromiso asumido por el ministro de Planificación, Julio De Vido, en ocasión de su visita para anunciar las obras para el hospital (junto con los diputados Eduardo ‘Wado’ de Pedro y Alberto España y el presidente del bloque de concejales del Frente Mercedino para la Victoria, Juan Ignacio Ustarroz), y este mediodía ya se puso en funcionamiento.

“Esto es lo que también queremos resaltar: se anunció y se concretó. Hechos puntuales al servicio de la gente y mejorar la calidad de vida de los vecinos, en este caso a través de la salud –dijo Ustarroz-. Estamos muy contentos por esta nueva inversión del gobierno nacional en el objetivo de la equidad, la igualdad de derechos para todos los ciudadanos”.

“Desde ya les queremos enviar nuestro agradecimiento al ministro De Vido y al ministro Manzur, y es un honor para Mercedes ser parte de este programa”, agregó.

Junto con Ustarroz, en la presentación de los equipos de conexión (tres plasmas, módems, computadoras, software, almacenamiento, hemeroteca online y toda la tecnología necesaria), estuvieron el doctor Luis Carniglia, uno de los responsables de Cibersalud; el director del hospital Dubarry, Rodolfo Príncipi; y otras autoridades ministeriales.

Durante el acto, además, se estableció una comunicación en videoconferencia con un médico del hospital Posadas, Marcos Hermida, especialista en obstetricia.

“Es un orgullo enorme que nuestro querido hospital pueda estar integrado con el resto del país, desde el norte hasta el sur –expresó a su turno Príncipi-. Este programa tiene múltiples beneficios porque apunta al paciente, al profesional de la salud y al sistema”.

Carniglia, a su turno, informó que el Dubarry es el hospital “número 106” en incorporarse a la red; y contó: “Cibersalud busca promover las interconsultas entre profesionales de distintos establecimientos del país e impulsar la actividad asistencial y docente, a través de la provisión de equipamiento tecnológico y desarrollo de aplicaciones que permitan realizar videoconferencias entre los establecimientos que integran el sistema nacional”.

 

“Además fortalece el sistema de salud pública con iniciativas de carácter inclusivo y federal que impacten en todos sus niveles (nacional, provincial, municipal), y acerquen nuevas herramientas a todos los centros médicos y hospitales del país, profesionales de la salud, pacientes y ciudadanía en general para mejorar la calidad de atención e igualar las condiciones de acceso a este derecho universal”.

Entre las ventajas para los pacientes, Carniglia enumeró: “mejora las condiciones y contexto de atención en hospitales nacionales; evita el desarraigo del paciente y su familia; disminuye los traslados innecesarios y reduce los costos económicos y sociales asociados; ordena la llegada de pacientes a los hospitales zonales, regionales y nacionales; optimiza el tiempo de permanencia del paciente en Buenos Aires; posibilita el acceso a la opinión de especialistas sin necesidad de traslados y el acceso a turnos sin necesidad de traslados en casos específicos; y agiliza los procesos de derivación e internación”.

Las ventajas para los profesionales de la salud son: facilita y promueve la capacitación de los equipos de salud; permite contar con la segunda opinión de especialistas en los sitios más remotos; la consulta opera como una instancia de aprendizaje; hace más fluida la comunicación directa entre profesionales; posibilita trabajar con más tranquilidad y menos ansiedad; estimula la valoración simétrica de saberes, reafirmando los roles de los diferentes niveles; mejora las condiciones edilicias en las que trabajan los profesionales de los hospitales nacionales; brinda herramientas para la colaboración, capacitación y construcción de conocimiento colectivo de la comunidad médica.

 

Finalmente, y entre los beneficios para el sistema de salud, se puede enumerar: facilita el acceso a la salud de toda la población dado que se complementará la red existente de segunda opinión pediátrica con la inclusión de embarazadas y adultos; promueve una mayor equidad en la atención; articula los esfuerzos de los distintos niveles de atención.

 

También abre el camino hacia un nuevo paradigma basado en nuevas formas de gestión que promueven la colaboración y no la competencia; garantiza la continuidad de atención; incorpora la idea de consultar el paciente previo a su traslado a centros de mayor complejidad; potencia la capacidad de resolución de los niveles de menor complejidad; y estimula la conformación de polos regionales para la atención de algunas patologías.

 

“Esto va de la mano de nuestra intención de tener el hospital que se merece Mercedes, como son las gestiones permanentes por la llegada de recursos y de insumos y como fue el propio anuncio que hizo el ministro De Vido semanas atrás, con una inversión de 17 millones de pesos para poner a nuevo el Dubarry y adaptarlo a las necesidades de los vecinos. Vamos a trabajar siempre por el bien común”, concluyó Ustarroz.