FUERA DEL PRESUPUESTO DE INTERIOR

Patrimonio en riesgo: recortan fondos para restaurar la Catedral mercedina

En el plan de reducción de gastos del gobierno, el Ministerio del Interior, Obras y Servicios Públicos recortará este año $ 571,73 millones destinados a restaurar 10 iglesias católicas con valor patrimonial. El listado de los templos que tendrán que esperar incluye la Catedral de Mercedes.


La Catedral Basílica Nuestra Señora de las Mercedes, cabeza de la Arquidiócesis de Mercedes-Luján, es uno de los edificios históricos que no tendrán la suerte de ser restaurados a pesar de la solicitud de fondos para proyectos de puesta en valor. En 2014, la entonces presidenta Cristina Kirchner le había prometido al arzobispo monseñor Agustín Radrizzani restaurarla en un plan para reparar varias iglesias por $ 400 millones. La promesa no se cumplió. Luego de los pedidos de Radrizzani ante la actual Secretaría de Culto para dar comienzo a las tareas por $255 millones, Interior derivó el proyecto al apartado “sin asignación presupuestaria”, informa en la edición impresa de ayer el Diario La Nación.

Desde esa cartera explicaron: “Mercedes pertenece a la misma arquidiócesis de la Basílica de Luján, a la que ya se le aporta mucho dinero. Mercedes nunca salió a licitarse, no es prioritaria. El obispo intimida, tiene poder, pero para nosotros es preferible realizar mejoras en hospitales o en centros de primera infancia”. De todos modos, trascendió que la quita de dinero se debería a los vínculos de Radrizzani con el kirchnerismo, especialmente con su antecesor Rubén Di Monte, salpicado por el caso de los bolsos de José López, detalla el matutino porteño.

“Sé que hay gente que no me quiere, pero no es motivo para frenar una obra de esta importancia. Si se cayera mampostería y lastimara a una señora que está rezando, sería un escándalo nacional. Esto se lo repetí varias veces a la gente de la Secretaría de Culto, pero hacen oídos sordos. La catedral está hecha bolsa y es uno de los templos más bellos del país. No corresponde que un hombre se ponga a llorar, pero estoy preocupado”, dijo Radrizzani.

En el edificio, de estilo neogótico, se observan ornamentos caídos de techos y paredes, hierros oxidados, cables pelados, vitrales rotos y está inundada la cripta de mármol de Etiopía de la familia de Saturnino Unzué, que donó los fondos para construir la iglesia en 1912. También son los mismos sacerdotes quienes se encargan de quitar el agua con una bomba que colocaron en forma provisoria. Había sido declarada basílica menor por el papa Pío XII.

La Dirección de Arquitectura, dependiente del Ministerio del Interior, que se encarga de dar luz verde a los proyectos, fue consultada respecto de cuánto se asignó en 2016 a reparar iglesias para luego comparar esa cifra con 2017. “No hay un paquete de fondos destinados para eso. No es posible efectuar una comparación global. Analizamos cada caso y decidimos al respecto”, remarca la nota periodística.