DESDE LA PROVINCIA

Promueven más controles y el endurecimiento de sanciones por la venta de alcohol a menores

El gobierno de la Provincia promueve la inhabilitación de los comercios que incumplan, en forma reiterada, la prohibición de vender alcohol a menores y fuera del horario establecido por la ley. De este modo se busca evitar el expendio en boliches pero, sobre todo, en supermercados, almacenes y kioscos, donde se venden las bebidas para las reuniones que los jóvenes organizan  antes de las salidas nocturnas.

Un relevamiento del Ministerio de Salud de la Provincia comprobó que es en los hogares, antes de salir, donde los chicos más consumen bebidas alcohólicas a las que acceden, por un lado, porque las compraron los adultos de la familia y, por otro, porque se las venden en comercios del barrio o en hipermercados pese a que está prohibido por ley el expendio a menores.

Una encuesta a cargo de la Subsecretaría de Adicciones de la Provincia, junto con la Dirección de Escuelas y Cultura de la Provincia,  sobre 14 mil adolescentes que cursan el 3, 4, y 5° año del secundario en establecimientos públicos y privados,  mostró que casi el 90 por ciento prefiere hacer previas en una casa y que en esas “juntadas”, más del 80 por ciento consume alcohol.

La Provincia avanza ahora en una campaña pensada especialmente para reducir el consumo abusivo en el verano con más controles de alcoholemia, inspecciones y operativos sorpresa en boliches. Pero además, decidió promover el endurecimiento de las penas para quienes vendan alcohol a menores y fuera del horario permitido, en un trabajo conjunto con la justicia y los municipios.

“Como estipula la ley, a los dueños de comercios de cualquier tipo que lleguen a la tercera infracción por esta causa se les puede retirar la habilitación municipal, es decir que no pueden volver a abrir sus puertas”, explicó Juan Lauro, titular del Reba, el Registro de Bebidas Alcohólicas de la Provincia a cargo de las inspecciones.

Además, desde 2013 la Provincia avanza contra el consumo en las “fiestas privadas”. Desde ese año, se clausuraron 50 fiestas privadas clandestinas descubiertas a través de las redes sociales, en las que se vendía alcohol sin límites a menores de 18 años.

Tomar en casa

Otros datos de la encuesta que llamaron la atención revelaron que si bien la mayoría de los jóvenes consume con sus amigos (más del 80 por ciento), un 14 por ciento respondió que compartía el hábito de tomar cerveza y vino con miembros de su familia.

“Observamos con preocupación que el consumo abusivo de alcohol se naturaliza en los hogares, si bien es parte de nuestra cultura reunirnos y tomar un vino o una cerveza, apelamos a la responsabilidad de los adultos y les pedimos que estén atentos de modo que puedan captar si hay un consumo abusivo y problemático a tiempo”, enfatizó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

La inhabilitación de quienes vendan alcohol, a cargo de los municipios y la justicia,  se suma al resto de las medidas punitivas que la Provincia implementa para reducir las consecuencias del consumo problemático. En lo que va de este año se infraccionaron 1.444 comercios y se secuestraron más de 1.217.001 botellas, en más de 5.700 inspecciones a bares, restaurantes, bailables, chiringos, supermercados, almacenes y hoteles, explicó el director del REBA, Juan Lauro.

El funcionario agregó que se realizaron casi 22.492 controles de alcoholemia en rutas y en puertas de bares y boliches, de los cuales 351 resultaron punitivos. En agosto de este año se puso en marcha una campaña para erradicar las promociones que algunos comercios ofrecen con la modalidad del 2×1 y desalentar así el exceso en el consumo de estas bebidas en el territorio provincial.