Curiosidades del Mercedes de ayer.

Los edificios públicos y casas particulares se construían sin rampas para discapacitados: ¿pasaban inadvertidos?

Creo sin temor a equivocarme que muy pocas notas de este tener han sido publicadas (yo no he leído ninguna) diciendo cual fue el motivo o justificación que los edificios y casas particulares se construían sin rampas para discapacitados y repito y reitero el vocablo discapacitados sin lesionar, ni lastimar ni descalificar en absoluto esa condición.

Yo jamás empleo la palabra: personas diferentes en reemplazo de personas discapacitadas que, es la palabra correcta, porque decir personas diferentes: personas diferentes somos todos, no solo los discapacitados, porque si nos ajustamos a la realidad, personas diferentes somos todos; no hay una sola persona igual en todo a otra. Las huellas digitales lo dicen todo: todos somos diferentes, no los discapacitados solamente. Lo que pasa que en la Argentina y en Mercedes también, los argentinos tienen el síndrome de cambiarle el nombre a las cosas; es una enfermedad incurable, y a manera de ilustración le acoplo estos ejemplos para darle mayor entidad y fuerza a lo que digo; cometiendo estupideces y disparates como en el orden nacional de cambiar la estatua de Colón, que costó una fortuna y por un capricho de nuestra Presidente, (bastante testaruda) llevarla a la Costanera, esto lo digo con el solo fin de demostrarles el cambio de nombre de: discapacitado, para ponerle en la actualidad en su reemplazo el de: personas diferentes.

Pero luego de este acople y volviendo a las rampas, siempre me pregunté y traté de averiguar cual era el motivo de que majestuosos, bellos, imponentes edificios y casas construídas por diferentes y eximios y reconocidos (algunos mundialmente) famosos arquitectos, constructores y todo el personal profesional que planificaron los hermosos edificios y casas construídas en nuestra Ciudad y creo que en ninguna (al no ser alguna excepción que yo no he visto) donde en épocas pasadas hayan construído los edificios que digo y que no tenían rampas para discapacitados. Les cito algunos: La majestuosa Catedral (construída sin rampas de las que enumero), el hermoso edificio del Banco Provincia, construído sin rampa en la vereda; el maravilloso edificio del Correo (29 y 28) construido sin rampas para discapacitado en el acceso y asi podría nombrar edificios y casas; yo diría todos, o la gran mayoría donde las rampas para discapacitados brillaban por su ausencia. Pero parece que ahora con buen criterio (acertado diría yo) han sacado leyes y ordenanzas en donde todos los edificios públicos y algunos otros lugares que determinaron tienen la obligación de construir (aplaudo la medida) rampas para discapacitados; eso me pone bien y estoy de acuerdo con las construcciones de rampas, donde podemos verlas en el Colegio Nacional, varios Bancos, yo diría casi todos en los que hacen falta y eso me pone bien y contento. Creo que de a poco van a construir rampas en todos los lugares para discapacitados. Pero me flota siempre en la mente y ninguna de las pocas respuesta; de las pocas, me convencen y nadie me puede decir con exactitud, con propiedad y demostrándome el «por qué» los edificios y casas del Mercedes del ayer se construían sin rampas para discapacitados: ¿no los tenían en cuenta? ¿pasaban inadvertidos? ¿No había sentido común?. Nadie me da la respuesta exacta y convincente. Señores lectores, esta es mi opinión sobre la no construcción de rampas para discapacitados en el Mercedes del Ayer. ¿Usted comparte?. Respeto su opinión.
RUBÍ GAZZOTTI