ACTO EN LA SEDE CENTRAL

Agustín Rossi entregó a la UNLu las actas secretas de la última dictadura

El ministro de Defensa de la Nación encabezó el acto en el auditorio de la casa central de la universidad. “Nos propusimos en ese mismo momento de trabajar intensamente para que toda la documentación estuviese disponible para todos los argentinos”, sostuvo.


El ministro del Defensa de la Nación, Agustín Rossi, entregó ayer las 280 actas de la última dictadura cívico militar halladas el año pasado en el Edificio Cóndor que contienen material secreto que expone el pensamiento y la planificación realizada por los militares entre 1976 y 1983.

En su exposición, publica el diario El Civismo, el ministro sostuvo que las actas “van recogiendo los distintos momentos y estados de la dictadura durante esos años. Es interesante encontrar la discusión que llevaban adelante los secretarios generales de las tres Fuerzas, donde había una tensión y una pulseada de poderes en algunos momentos”.

Como ejemplo, detalló que “en los primeros dos años, hay una fuerte presencia en las actas del tema de Papel Prensa. Está la famosa acta N° 14 donde se produce la transferencia de las acciones de Papel Prensa a los tres diarios: Razón, La Nación y Clarín. Es importante destacar que en las mayorías de las veces que se hacía referencia a la cuestión de Papel Prensa, también se hacía referencia a la detención de los familiares de David Graiver”.

Por otra parte, Rossi detalló cómo se produjo el hallazgo de la documentación secreta. En tal sentido, sostuvo que “el 31 de octubre del año pasado, yo estaba en mi despacho y recibí un llamado de quién es hoy el jefe del Estado mayor de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier Mario Callejo, que me informaba que en el segundo subsuelo del Edificio Cóndor se habían encontrado una cantidad de documentación que era sensible de la época de la dictadura militar”.

“Tomé la decisión de ir con un grupo de funcionarios, que hoy me acompañan, para ver la magnitud de qué se trataba esto. Nos encontramos con una baulera de una cantidad de documentación que estaba depositada en armarios y estanterías. También había dos cajas fuertes. Tomamos la decisión de trasladar la documentación porque era un lugar en donde no se podía trabajar, había que ordenarla, clasificarla y calificarla. La llevamos al Edificio Alas de la Fuerza Aérea Argentina. En ese trasladado, cuando tuvimos que abrir las dos cajas fuertes, encontramos en perfecto estado de conservación seis biblioratos que son los seis tomos que tiene esta edición limitada de las actas secretas de la dictadura. Allí estaban las 280 actas que reflejaban las 280 reuniones que celebró la Junta Militar entre el 24 de marzo del 76 al 10 de diciembre del 83”, explicó a los medios de la vecina ciudad.

Además, el ministro detalló que “las actas estaban cada una en un folio, escritas en la vieja tipología de las máquinas de escribir eléctricas, en hojas de un gramaje superior al habitual, con la firma en estilográfica y en original de quienes fueron los distintos comandantes en jefes de la dictadura durante todos sus años. De hecho, el acta número uno está firmada por Videla, Massera y Agostini”.

Como política de difusión, Rossi dijo que “nos propusimos en ese mismo momento de trabajar intensamente para que toda la documentación estuviese disponible para todos los argentinos en este año en la Semana de la Memoria. Llegamos a marzo de este año con el objetivo cumplido. Calificamos y clasificamos la totalidad de la documentación, que son más de 11.774 volúmenes documentales. Las actas son una parte chiquita de la cantidad de documentación. El físico de esa documentación está depositado en la sede de la biblioteca de la Fuerza Aérea Argentina, donde hay dos puestos de consulta en la que se puede recorrer la totalidad de la documentación. Y construimos un laboratorio en ese lugar para mantener en buen estado toda esa documentación y seguir con el proceso de digitalización. Además construimos un sitio web (www.archivosabiertos.com) donde están las 280 actas y también este material que son algunas de las listas negras que encontramos. Estamos subiendo permanentemente documentación, donde también hay información de las universidades como la designación de los rectores interventores a través de la Junta Militar”.

Como ejemplo de lo sucedido en la Universidad Nacional de Luján, clausurada durante la dictadura, Rossi contó que “está en una de las actas la decisión de eliminar la autonomía y una cantidad de cuestiones que tenían que ver con la actividad universitaria. Hay intentos de divisiones y fusiones de universidades”.